Viajes y lugares

Si eres vegetariano/vegano y vas a Barcelona, ​​aquí hay algunos consejos.

Por mucho que me gusta Barcelona, ​​reconozco el lugar está lejos de Alemania o los Países Bajos en términos de ser veg-friendly, pero es un lugar más fácil que el resto de España y que la mayor parte de Francia. Hay un montón de restaurantes vegetarianos / veganos, se puede comprobar la Happy Cow Barcelona para una lista bastante extensa .

Si eres vegetariano, en la mayoría de los restaurantes tienes que decir que no comes carne ni pescado, incluso si pides una ensalada verde. En muchos lugares, la ensalada verde lleva atún. Dí que eres vegano y si eso no resulta, "vegetariano estricto".

Si vas de tapas, las tapas veganas más típicas son:

  • Patatas bravas con salsa ali-oli, que parece mayonesa pero es en realidad vegana en muchos lugares, es simplemente el ajo y el aceite. Hay que preguntar solamente si la salsa lleva huevo, normalmente no.
  • Pan con tomate , aceite y ajo.
  • Pimientos del padrón , que son deliciosos pimientos verdes
  • Setas o alcachofas fritas , que son tapas no tan comunes pero a veces disponibles en algunos lugares

Hay buenos restaurantes de comida rápida y bares en Ciutat Vella, el casco antiguo de Barcelona, ​​que son muy sabrosos. Mis favoritos son el Gopal que tiene hamburguesas para llevar y un par de mesas, y el Cat Bar , que es un bar vegano con hamburguesas, tapas, y cervezas locales. En otro barrio, Gracia, se encuentra un pequeño bar de zumos, Quinoa Bar , que también tiene excelentes sandwiches. También en Gracia, una buena amiga nuestra tiene una deliciosa tienda vegana para llevar llamada Vegetart, que tiene versiones vegetarianas de comida tradicional catalana.

Si prefieres un restaurante, puedes probar el Teresa Carles o el Biocenter, ambos muy agradables, informales. Para la comida india, VegWorld es una gran elección.

Si tus compañeros de viaje insisten en un restaurante tradicional catalán, la alternativa menos mala en mi opinión es el Mussol ; Una vez probé muy buenos aguacates/paltas a la parrilla allí, y si tienes suerte puedes llegar a probar los "calçots", que son una especie de cebolla suave muy deliciosa y tradicional.

Si puedes hacer un viaje corto fuera de Barcelona, ​​en invierno, hay dos pueblos catalanes que tienen sus "Fiesta" en torno a dos deliciosos productos locales tradicionales que son veganos. Los amantes de la alcachofa no deben perderse la Carxofada de Sant Boi, mientras que aquellos que gustan de calçots puede disfrutar de la Calçotada de Valls.

¡Disfruta de Barcelona!

A estas alturas 42 grados me parece normal. Pero la humedad es otra cosa. Los lentes se empañan cuando uno sale de un lugar con aire acondicionado al exterior, y como uno con su cuerpo a menos de 37 grados es un objeto frío en la calle, la humedad del aire se condensa sobre uno. Por lo mismo, si estás en la calle esperando a alguien muchos de los autos que pasan ofrecen llevarte; muchos son taxis sin licencia, pero muchos son también gente que simplemente intenta ayudar.

Además, en la ducha y en cualquier grifo/llave hay dos tipos de agua: caliente y muy caliente, y al menos en mi ducha todavía no sé cuál de las dos es la que es la que viene del calentador de agua y cual del exterior. En la piscina la ducha antes de entrar a la pileta es caliente, lo que ayuda porque así el agua se siente más fría.

Otra cosa a la que me estoy acostumbrando es a que alguien limpie y ordene por mí. Aquí es como en Chile, que alguien venga un par de días a la semana a hacer el aseo a casa es muy barato, eso es muy cómodo aunque tratamos de mantener bien ordenado y pagamos por más horas de las que realmente toma el trabajo. Pero en la oficina es otra cosa: hay gente cuyo trabajo es servir té y café y como en el baño acá los árabes se lavan el trasero, el piso del baño siempre está mojado, por lo tanto, se limpia muy seguido. Los papeles sobre mi escritorio siempre amanecen alineados: en el mismo lugar donde estaban, pero alineados, como cuando uno pone "Ordenar íconos" en el escritorio de un administrador de ventanas.

A pesar de mi intensa preparación en el simulador y en la calle, fallé en el primer intento el examen de conducir. Estaba furioso, porque lo que hice y estuvo mal lo hacía siempre y mi instructor nunca me lo dijo. Cuando uno entra a una rotonda debe entrar y salir por la misma pista, y además debe elegir la pista de acuerdo a la salida que tomará. Bueno, tomé un par de lecciones más y di el examen de nuevo y ¡aprobé! Así que tengo licencia. Con la licencia en mano y la gran ayuda de mi colega G., nos compramos un auto de segunda mano, un Toyota Corolla del año 2010. Es un auto enano para los estándares de acá, pero nos sirve. Es el primer auto que tenemos con Fabiola.

Acá llenar el estanque cuesta 10 dólares (5 lucas/8 euros).

El racismo es rampante. Todo depende de tu nacionalidad, desde la cola en que te ponen cuando haces algún trámite hasta quién tiene la culpa si tienes un accidente de tránsito. Abajo de la cadena alimenticia están los trabajadores de Nepal, India, Bangladesh, Sri Lanka, Filipinas y otros países de África y el sud-este asiático. Aquí todos asumen que soy de India. Yo dos veces en la administración pública he dicho "no soy indio", mostrando mi carnet, y me han sacado de la fila larga hacia la fila corta.

Hablo inglés y tarzán. El inglés es para la gente que habla inglés. El tarzán tiene solamente sustantivos y verbos en infinitivo y me permite comunicarme con los que no hablan inglés. A veces confundo los unos con los otros y siempre es embarazoso. Igual todo el mundo es amable y sonríe y a todo contesta "no problem sir".

El "shock cultural", salvo pequeños detalles, no ha sido tanto problema. No me gusta no poder darle besos o abrazar a Fabiola cuando estamos en público. Y si crees que tener una reunión en que tú hablas castellano y tu interlocutor catalán es raro, intenta reunirte con alguien que use un velo.

En los bares/restaurant de los hoteles no hay controles de acceso como en los bares de EEUU, pero en los bares que no son restaurant, te piden tu pasaporte o carnet y lo escanean. En el supermercado no venden alcohol y hay una sola botillería en toda Doha, la Qatar Distribution Company, donde uno puede sacar un permiso que le permite comprar alcohol hasta un 10% de su salario (te piden un certificado de sueldo). Como durante Ramadan están cerrados, te dan doble cuota el mes anterior. Con Fabiola tenemos provisiones como para un invierno nuclear.

Fui a una fiesta de casa, una holandesa que terminaba una estadía de varios años acá. La pasamos muy bien, el lugar estaba lleno de holandeses que beben el doble que los ingleses y no dan ni la mitad del jugo. Había una DJ (mujer) árabe y la pasé super bien. No les cuento cuanto bebí porque no estoy seguro, pero bailé salsa así que debe haber sido bastante.

Abrazos desde Doha ;-)

Poco antes de que se incendiara, visité el mall Villagio, uno de los tres más grandes que hay en Doha. Según tengo entendido, es la copia de un sitio en Las Vegas que pretende dar la impresión de que estás en una "villa italiana", con todo y tiendas Gucci, un canal de Venecia con gondoleros, etc.

También tuve la ocasión de conocer a las locas de los gatos (con respeto) de "Cats in Qatar". Doha está lleno de gatos abandonados. Uno de esos gatos está en esta foto, la encontramos en el estacionamiento -3 de la Torre Tornado, la gente de mantenimiento del edificio se hizo cargo de ella unos días y por ahora yo la estoy cuidando.

Afortunadamente terminaron mis trámites de inmigración. Esto es un record. En Italia mi permiso de residencia demoró 7 meses. En España 3 meses, sin contar la vez que me expulsaron del país. Aquí fueron solamente 5 semanas.

Es evidente que la Qatar Foundation como empleador tiene mucho peso. Nos pasan delante de la fila en cada paso, y eso nos ahorra días enteros de trámites. Las filas son muy desordenadas, y cuando las hay, no hay que fiarse. En el exámen médico mi fila era reversible. Podías estar al comienzo o al final, dependiendo de lo que dijese el guardia.

Por toda la ciudad se escuchan los altovoces de las mezquitas llamando a rezar. AltavoceS, mezquitaS, plural. Desde aquí escucho al menos tres. La única forma en que podría describirlo es como una cacofonía de canto gregoriano.

Estar sin la Fabi es raro, he tenido algunos días críticos en que no me dan ganas ni de comer, sobre todo los fines de semana. Mis compañeros de trabajo son prácticamente todos extranjeros, muchos de Egipto e India. Me junto con ellos y salimos. He ido un par de veces al cine ... si aparece una escena de sexo en alguna película, la pantalla se queda en negro y se escucha sólo el audio.

Un problemilla derivado de las costumbres locales es que los malls y restaurantes tienen áreas para "familias". Lo que significa que un área sea para familias es que los hombres sólos no pueden acceder a esas áreas. Esto discrimina obviamente contra los inmigrantes más pobres, porque para traer a tu familia tienes que tener un buen trabajo.

* * *

Conocí a mis vecinos, una pareja británica absolutamente lovely que creyendo que yo no estaba en casa se llevaron mis muebles del jardín (pero me los devolvieron ;-) Son muy simpáticos, nos fuimos de brunch nada menos que al Ritz-Carlton, donde hay un buffet libre y además barra libre de Champagne si uno quiere -- o sea, el lugar ideal para una saludable borrachera de viernes a medio día (!) Aquí se trabaja de domingo a jueves y el viernes, sobre todo el viernes en la mañana, es el momento más relajado del fin de semana.

* * *

Para obtener la licencia de conducir debo hacer un mini-curso de 12 sesiones. No me gustó mucho la idea al principio, tenía la esperanza de cambiar mi licencia chilena por una Qatarí y si hubiese insistido más creo que lo hubiese conseguido. Pero hacer el curso no ha estado mal. Las primeras dos clases son en simulador, que es interesante porque todo el mundo en el simulador es super imprudente, no respeta los semáforos, etc. Maté un tipo en el simulador, que prácticamente esperó que yo me acercara para lanzarse a la calle. Pero salvé un camello en la parte de conducción fuera de la ciudad.

Luego vienen las clases prácticas donde uno se prepara para el exámen (señales de tránsito y exámen práctico de parking en L, parking en un lugar estrecho y vía pública). Creo que estoy sacando un doctorado en parking en L. Además estoy practicando bastante conducir a la defensiva.

Vale la pena hacerlo. La gente es muy agresiva para conducir, y hace cosas que no había visto en otras partes. Por ejemplo, de vuelta del trabajo un compañero que me traía se cruzó delante de un Land Cruiser sin querer. Pues más allá él de la Land Cruiser se puso en frente de nosotros y frenó en seco, para que chocáramos con él. Afortunadamente, los demás que iban en el auto le advirtieron a mi compañero que eso pasaría, que los Qatarís hacen eso porque en un juicio entre ellos y un extranjero, el extranjero siempre pierde.

Los profes en la escuela de conducir trabajan 10 horas al día y el instructor que va conmigo creo que en cualquier momento se va a lanzar por la ventana de puro aburrimiento. Todos los instructores cuando no están dando clases esperan en una sala con aire acondicionado y ven lucha libre.

* * *

El otro día uno de mi compañeros estaba hablando con el hijo de un colega, que se quejaba de algunos matones en la escuela. Mi compañero le dijo que tenía que hacer como Napoleón, que estudió mucho en la escuela para ser el mejor y así estar por encima de los abusadores. Su respuesta:

-- Lo siento señor, es un mal ejemplo. Yo no quiero ser como Napoléon.
-- ¿Por qué?
-- Porque soy egipcio.

Páginas

Subscribe to RSS - Viajes y lugares