A estas alturas 42 grados me parece normal. Pero la humedad es otra cosa. Los lentes se empañan cuando uno sale de un lugar con aire acondicionado al exterior, y como uno con su cuerpo a menos de 37 grados es un objeto frío en la calle, la humedad del aire se condensa sobre uno. Por lo mismo, si estás en la calle esperando a alguien muchos de los autos que pasan ofrecen llevarte; muchos son taxis sin licencia, pero muchos son también gente que simplemente intenta ayudar.

Además, en la ducha y en cualquier grifo/llave hay dos tipos de agua: caliente y muy caliente, y al menos en mi ducha todavía no sé cuál de las dos es la que es la que viene del calentador de agua y cual del exterior. En la piscina la ducha antes de entrar a la pileta es caliente, lo que ayuda porque así el agua se siente más fría.

Otra cosa a la que me estoy acostumbrando es a que alguien limpie y ordene por mí. Aquí es como en Chile, que alguien venga un par de días a la semana a hacer el aseo a casa es muy barato, eso es muy cómodo aunque tratamos de mantener bien ordenado y pagamos por más horas de las que realmente toma el trabajo. Pero en la oficina es otra cosa: hay gente cuyo trabajo es servir té y café y como en el baño acá los árabes se lavan el trasero, el piso del baño siempre está mojado, por lo tanto, se limpia muy seguido. Los papeles sobre mi escritorio siempre amanecen alineados: en el mismo lugar donde estaban, pero alineados, como cuando uno pone "Ordenar íconos" en el escritorio de un administrador de ventanas.

A pesar de mi intensa preparación en el simulador y en la calle, fallé en el primer intento el examen de conducir. Estaba furioso, porque lo que hice y estuvo mal lo hacía siempre y mi instructor nunca me lo dijo. Cuando uno entra a una rotonda debe entrar y salir por la misma pista, y además debe elegir la pista de acuerdo a la salida que tomará. Bueno, tomé un par de lecciones más y di el examen de nuevo y ¡aprobé! Así que tengo licencia. Con la licencia en mano y la gran ayuda de mi colega G., nos compramos un auto de segunda mano, un Toyota Corolla del año 2010. Es un auto enano para los estándares de acá, pero nos sirve. Es el primer auto que tenemos con Fabiola.

Acá llenar el estanque cuesta 10 dólares (5 lucas/8 euros).

El racismo es rampante. Todo depende de tu nacionalidad, desde la cola en que te ponen cuando haces algún trámite hasta quién tiene la culpa si tienes un accidente de tránsito. Abajo de la cadena alimenticia están los trabajadores de Nepal, India, Bangladesh, Sri Lanka, Filipinas y otros países de África y el sud-este asiático. Aquí todos asumen que soy de India. Yo dos veces en la administración pública he dicho "no soy indio", mostrando mi carnet, y me han sacado de la fila larga hacia la fila corta.

Hablo inglés y tarzán. El inglés es para la gente que habla inglés. El tarzán tiene solamente sustantivos y verbos en infinitivo y me permite comunicarme con los que no hablan inglés. A veces confundo los unos con los otros y siempre es embarazoso. Igual todo el mundo es amable y sonríe y a todo contesta "no problem sir".

El "shock cultural", salvo pequeños detalles, no ha sido tanto problema. No me gusta no poder darle besos o abrazar a Fabiola cuando estamos en público. Y si crees que tener una reunión en que tú hablas castellano y tu interlocutor catalán es raro, intenta reunirte con alguien que use un velo.

En los bares/restaurant de los hoteles no hay controles de acceso como en los bares de EEUU, pero en los bares que no son restaurant, te piden tu pasaporte o carnet y lo escanean. En el supermercado no venden alcohol y hay una sola botillería en toda Doha, la Qatar Distribution Company, donde uno puede sacar un permiso que le permite comprar alcohol hasta un 10% de su salario (te piden un certificado de sueldo). Como durante Ramadan están cerrados, te dan doble cuota el mes anterior. Con Fabiola tenemos provisiones como para un invierno nuclear.

Fui a una fiesta de casa, una holandesa que terminaba una estadía de varios años acá. La pasamos muy bien, el lugar estaba lleno de holandeses que beben el doble que los ingleses y no dan ni la mitad del jugo. Había una DJ (mujer) árabe y la pasé super bien. No les cuento cuanto bebí porque no estoy seguro, pero bailé salsa así que debe haber sido bastante.

Abrazos desde Doha ;-)

Poco antes de que se incendiara, visité el mall Villagio, uno de los tres más grandes que hay en Doha. Según tengo entendido, es la copia de un sitio en Las Vegas que pretende dar la impresión de que estás en una "villa italiana", con todo y tiendas Gucci, un canal de Venecia con gondoleros, etc.

También tuve la ocasión de conocer a las locas de los gatos (con respeto) de "Cats in Qatar". Doha está lleno de gatos abandonados. Uno de esos gatos está en esta foto, la encontramos en el estacionamiento -3 de la Torre Tornado, la gente de mantenimiento del edificio se hizo cargo de ella unos días y por ahora yo la estoy cuidando.

Afortunadamente terminaron mis trámites de inmigración. Esto es un record. En Italia mi permiso de residencia demoró 7 meses. En España 3 meses, sin contar la vez que me expulsaron del país. Aquí fueron solamente 5 semanas.

Es evidente que la Qatar Foundation como empleador tiene mucho peso. Nos pasan delante de la fila en cada paso, y eso nos ahorra días enteros de trámites. Las filas son muy desordenadas, y cuando las hay, no hay que fiarse. En el exámen médico mi fila era reversible. Podías estar al comienzo o al final, dependiendo de lo que dijese el guardia.

Por toda la ciudad se escuchan los altovoces de las mezquitas llamando a rezar. AltavoceS, mezquitaS, plural. Desde aquí escucho al menos tres. La única forma en que podría describirlo es como una cacofonía de canto gregoriano.

Estar sin la Fabi es raro, he tenido algunos días críticos en que no me dan ganas ni de comer, sobre todo los fines de semana. Mis compañeros de trabajo son prácticamente todos extranjeros, muchos de Egipto e India. Me junto con ellos y salimos. He ido un par de veces al cine ... si aparece una escena de sexo en alguna película, la pantalla se queda en negro y se escucha sólo el audio.

Un problemilla derivado de las costumbres locales es que los malls y restaurantes tienen áreas para "familias". Lo que significa que un área sea para familias es que los hombres sólos no pueden acceder a esas áreas. Esto discrimina obviamente contra los inmigrantes más pobres, porque para traer a tu familia tienes que tener un buen trabajo.

* * *

Conocí a mis vecinos, una pareja británica absolutamente lovely que creyendo que yo no estaba en casa se llevaron mis muebles del jardín (pero me los devolvieron ;-) Son muy simpáticos, nos fuimos de brunch nada menos que al Ritz-Carlton, donde hay un buffet libre y además barra libre de Champagne si uno quiere -- o sea, el lugar ideal para una saludable borrachera de viernes a medio día (!) Aquí se trabaja de domingo a jueves y el viernes, sobre todo el viernes en la mañana, es el momento más relajado del fin de semana.

* * *

Para obtener la licencia de conducir debo hacer un mini-curso de 12 sesiones. No me gustó mucho la idea al principio, tenía la esperanza de cambiar mi licencia chilena por una Qatarí y si hubiese insistido más creo que lo hubiese conseguido. Pero hacer el curso no ha estado mal. Las primeras dos clases son en simulador, que es interesante porque todo el mundo en el simulador es super imprudente, no respeta los semáforos, etc. Maté un tipo en el simulador, que prácticamente esperó que yo me acercara para lanzarse a la calle. Pero salvé un camello en la parte de conducción fuera de la ciudad.

Luego vienen las clases prácticas donde uno se prepara para el exámen (señales de tránsito y exámen práctico de parking en L, parking en un lugar estrecho y vía pública). Creo que estoy sacando un doctorado en parking en L. Además estoy practicando bastante conducir a la defensiva.

Vale la pena hacerlo. La gente es muy agresiva para conducir, y hace cosas que no había visto en otras partes. Por ejemplo, de vuelta del trabajo un compañero que me traía se cruzó delante de un Land Cruiser sin querer. Pues más allá él de la Land Cruiser se puso en frente de nosotros y frenó en seco, para que chocáramos con él. Afortunadamente, los demás que iban en el auto le advirtieron a mi compañero que eso pasaría, que los Qatarís hacen eso porque en un juicio entre ellos y un extranjero, el extranjero siempre pierde.

Los profes en la escuela de conducir trabajan 10 horas al día y el instructor que va conmigo creo que en cualquier momento se va a lanzar por la ventana de puro aburrimiento. Todos los instructores cuando no están dando clases esperan en una sala con aire acondicionado y ven lucha libre.

* * *

El otro día uno de mi compañeros estaba hablando con el hijo de un colega, que se quejaba de algunos matones en la escuela. Mi compañero le dijo que tenía que hacer como Napoleón, que estudió mucho en la escuela para ser el mejor y así estar por encima de los abusadores. Su respuesta:

-- Lo siento señor, es un mal ejemplo. Yo no quiero ser como Napoléon.
-- ¿Por qué?
-- Porque soy egipcio.

Vídeo co-producido junto a Daniel Mariscal de Creativos Conecta2.

Hace menos de una semana me trasladé por trabajo a Doha, Qatar. Venía bastante preocupado, debo decir. La reacción de los compañeros de mi trabajo anterior fue mayoritariamente negativa; afectuosa, pero negativa. La reacción de mis amigos fue mixta: algunos lo encontraron excelente, otros me felicitaron, todos nos dijeron que nos extrañarían (¡y yo a ellos!).

Mi primera impresión de Doha, es que no tengo una primera impresión :-) Solamente he podido recoger pequeñas pistas sobre cómo serán las cosas. Probablemente muchas de mis impresiones están erradas. Las pongo aquí por escrito para reírme de ellas después.

Lo primero es que es ridículamente caluroso, hay 40 grados durante la mayor parte del día y todo el mundo dice que esto es solamente un pequeño adelanto de lo que sucederá en los próximos meses, cuando la temperatura llegue a 50 grados y "no se pueda estar al sol más de cinco minutos".

A las gatas no les gustó nada viajar. Pasaron 12 horas encerradas en transportines, de aquí para allá, con 6 horas de vuelo. Cuando me las “entregaron”, simplemente las encontré al lado de la cinta transportadora, lo bueno es que todavía tenían agua en los pocillos, así que no las movieron tanto. Las gatas estuvieron muy raras después del viaje, no querían comer y buscaban a la Fabi, pero ahora ya están más tranquilas, comiendo y con muchas ganas de salir al patio. Eso, las dejaré hacerlo más adelante cuando estén más habituadas al lugar. Por ahora, Panterita y Trufa son una gran parte de mi vida social.

Me asignaron una casa en una especie de condominio (una urbanización cerrada con guardia 24 horas) donde viven casi exclusivamente extranjeros, muchas familias con hijos. El condominio tiene su propia piscina y gimnasio. Además la casa me parece enorme comparada con lo que he vivido en los últimos años: Roma (un estudio de 16 metros cuadrados) y Barcelona (dos departamentos de 48 y 65 metros cuadrados).

* * *

La otra parte de mi vida social han sido conversaciones con taxistas. Tipo, el día de la marmota: fútbol, dónde queda Chile, dónde queda Sri Lanka/Etiopía/etc., cuánto calor hace en verano, etc. El lenguaje es una barrera. En el trabajo todos hablan inglés, muchos mejor que yo. Fuera del trabajo la gente habla poco o el mínimo para cosas básicas.

Y mi actividad hasta ahora ha sido ... ir de shopping :-) Para habilitar la casa, comprar comida, un celular, etc. Hay un pequeño centro comercial con un supermercado mediano cerca del condominio y he ido también al City Center que es el mall más grande que hay. Los precios son similares a los convenience stores (minimarkets) de Barcelona. Aquí una muestra con precios aproximados:

  • Paquete de 500g de pasta = 1 eur.
  • Pasta de dientes Colgate = 1 eur.
  • Dos litros de jugo de melón = 2 eur.
  • Shampoo HyS = 3 eur.
  • Cajita pequeña de champignon = 1.5 eur
  • Un pepino (cucumber) = 2 eur.
  • Caja de te = 1.5 eur.
  • Una lechuga = 0.5 eur.
  • Una cebolleta/cebollín = 0.5 eur.
  • Taxi de mi casa al aeropuerto, 30 minutos = 10 eur.
  • Taxi de mi casa al centro, 20 minutos = 8 eur.

Los billetes son muy decorados, y como confundo mucho el lila y el azul se me mezcla el billete de 100 qar (20 eur) con el de 1 qar (0.2 eur).

* * *

La mayoría de las mujeres locales usan una Abaya (que cubre el pelo y el cuerpo), y de ellas yo diría que como la mitad usa la Niqab (un velo tras el cual sólo se ven los ojos). No he visto ninguna mujer en Burka (una túnica completa que cubre de cabeza a pies y tiene una rejilla para los ojos). Las mujeres que no son Qatari usan la ropa que sea, jeans, falda (más abajo de la rodilla), camisetas, etc. Lo único que he visto es que a la entrada del museo islámico le pidieron a una amiga que se cubriese los hombros.

Por ese lado no he experimentado aún un “shock cultural”. Espero experimentarlo lo más tarde posible. Bueno, estuve a punto de experimentarlo: en el baño del mall había un lugar que parecía un urinario pero era para lavarse los pies antes de la oración ... afortunadamente tuve sospechas y no lo usé para lo que pensaba usarlo :-)

Además, en muchos aspectos es un país en desarrollo y en ese sentido tal vez para un humano de primera clase (no para mí, que soy de segunda) Qatar le podría parecer más extraño. Por ejemplo: la experiencia de pasar un poco de carga no acompañada por la aduana fue muy rara: hay reglas escritas, reglas no escritas, tipos que te piden plata alrededor, no tienes claro para qué, y en general un tejemaneje raro que es sistemáticamente disfuncional. Pero se puede entender. La lógica es que te abres paso a codazos y pones tus papeles en frente de un funcionario, sonríes, y esperas. Además, finalmente tienes que pagarle a los que te piden plata porque ellos también son parte legal del asunto, son como para-funcionarios del lugar.

El lado bueno: las reglas son flexibles. Por ejemplo el shuttle bus del aeropuerto para en cualquier parte. Y otras cosas de las que no puedo hablarles mucho :-)

* * *

En el centro hay muchos edificios muy bonitos. Yo trabajo en el Tornado Tower que es una torre torcida. Con todos los edificios que tienen, pensé que podrían construírse una Sagrada Familia, pero reemplazando los animales y personas por textos y motivos abstractos.

Desde mi oficina (que ahora tengo oficina) se ven construcciones, grúas y un pedazo de la bahía. El trabajo se ve interesante, estoy cachando recién qué es lo que voy a hacer exactamente, pero hay mucho ánimo, estudiantes, ingenieros, etc. Yo todavía no tengo un buen sentido de lo que puedo esperar de los demás alrededor mío. No me importa si es mucho o poco, rápido o lento. Sólo quiero entender más o menos cuál es el ritmo y con quién se puede contar.

* * *

¿Qué más puedo decir? Que extraño mucho a Fabiola. Qué no tengo idea de cómo van a ser estos dos meses sin ella. Que para alguien averso al riesgo como yo, la situación es aterradora a ratos. Pero también tengo mucha curiosidad. Espero satisfacerla en los próximos meses :-)

Abrazos para todos y todas. No les digo "¡vengan todos a Doha!" porque pasarán un tiempo antes de que esté totalmente seguro de que fue buena idea ;-)

Esta semana comienzo una nueva aventura en Doha, Qatar :-) Me da mucha pena irme de Barcelona, así que me puse a recordar algunas cosas al azar que me sucedieron en este tiempo:

  • Ocupé una caja entera de 500 grapas/corchetes en el trabajo
  • Fui expulsado de España con 15 días para salir del país ... gracias a un buen abogado y esfuerzos de otras personas pude resolver mi situación.
  • Me encontré desnudo en la playa con gente que conocía ... afortunadamente, en el agua.
  • Trabajé en una bellísima estación de trenes, en el mejor trabajo que he tenido hasta ahora.
  • Hice muchos amigos, y alcancé a perder algunos.
  • Viajé a China, India, Alemania, Polonia, Francia, etc.
  • Me fui al trabajo varias veces en longboard.
  • Pude publicar mucho y ser muy productivo.
  • Hice caminatas de una hora en 4 horas (perdido).
  • Fui al gimnasio por primera vez en mi vida, y sigo yendo.
  • Fuimos cada año al menos una vez a Holanda y una vez a Roma.
  • Vi a Italia perder a alguna de su gente más brillante.
  • Pasé de sufrir por los papers rechazados a que me de casi lo mismo.
  • Quemé una placa madre y aprendí que sí, es posible enchufar la fuente de poder al revés.
  • Le dejé caer un parlante/altavoz a mi laptop corporativo después de menos de un mes de tenerlo, pagué caro el error.
  • Descubrí que un token rsa no resiste una caída de cinco pisos.
  • Entendí que la sangría es la forma en que España castiga a los turistas.
  • Bebí al menos medio metro cúbico de cerveza.
  • Me tomé litros de vermouth servido por Robert de Niro.
  • Pasé agradables tardes en el Parc de la Ciutadella y descubrí que el sol es un lujo.
  • Llegué con 29 años y ahora tengo 35.
  • Me compré por primera vez loción para la caída del cabello y descubrí lo inútil que es.
  • Adoptamos tres gatas. Vimos morir a una.
  • Murió mi abuelo paterno. Murió mi abuela materna. Murió mi cuñado.
  • Disfruté de que la panadera, el del minimarket y el del bar me saludaran.
  • Me sorprendí cuando el de mi sucursal en el banco comenzó a hacerlo.
  • Amigos y colegas me mostraron lo equivocado que estaba, muchas veces, siempre con respeto.
  • Hice body pump y aeróbica ... en el medio de la rambla.
  • Cené en el Palau de la Música.
  • Comí calcots y carxofes deliciosas.
  • Descubrí los placeres del segundo desayuno y de largos almuerzos/comidas con colegas.
  • Me hice adicto a los pimientos del padrón y las bravas.
  • Saqué en total varios kilos de atún de encima de la ensalada verde.
  • Conocí montones de locas de los gatos y descubrí que es maravilloso vivir con una de ellas.
  • Aprendí a hablar mucho más alto/fuerte que lo que es cómodo para un chileno.
  • Me sentí muy avergonzado de cómo algunos chilenos tratan a los peruanos cuando a mí me trataron como algunos europeos tratan a los chilenos.
  • Fui a ver a Suede, The Cure, Depeche Mode, Pet Shop Boys, Groove Armada, Viva la Fete y Arctic Monkeys.
  • Me hablaron varias veces en árabe y no creían que era chileno.
  • Estuve en más de un botellón disuelto por Barcelona Neta.
  • Aprendí catalán viendo el Doraemon/Gato Cósmico.

Por supuesto que hay mucho, mucho más. ¡Hasta pronto amigos! Espero volver pronto a disfrutar de esta bellísima ciudad y la gente especial que ella atrae.

Páginas

Subscribe to ChaTo (Carlos Castillo) RSS